Connect with us

Actualidad

11 recuerdos bahienses de Malvinas

11 personas que apoyaron desde acá, que lo vivieron desde nuestra ciudad.

Publicado

el

Este 2 de abril se cumplen 39 años del inicio de la Guerra de Malvinas, por lo que se conmemora el Día del Veterano y de los Caídos en ella.

Ese día las tropas argentinas desembarcaron para forzar a Gran Bretaña a una negociación por la devolución soberana del archipiélago, ocupado por los ingleses desde enero de 1833.

El 70% de los soldados del Ejército que participaron en la guerra eran conscriptos, muchos de ellos tenían entre 19 y 20 años y provenían de distintas regiones del país.

En homenaje a los caídos, el 22 de noviembre de 2000 el gobierno nacional estableció el 2 de abril como el “Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas” y desde 2006 es un feriado nacional inamovible.

Le pedimos a 11 bahienses que nos cuenten qué recuerdo tienen grabado de aquella época.

“Me acuerdo de mi tía gritando desde el paredón ‘¡Recuperamos las Malvinas!’ y mi papá diciéndome ‘No saben en que lío nos metimos’. Él había estado dos años en la Marina”, cuenta Graciela Ortiz, que tenía 21 años.

“Escuchábamos todos los comunicados, estábamos pendientes. Pedían que la gente colaborara. Me acuerdo de los trenes pasando con los soldados y la gente esperando en las estaciones. Llegaba la noche y teníamos que cerrar todo”.

“Me acuerdo cuando Galtieri declaró: ‘Si quieren venir que vengan, les presentaremos batalla’ por televisión”, cuenta Gustavo Marcucci, que ahí tenía 28 años.

“Hicieron una colecta las personalidades del ambiente artístico. Todo el país donando todo, hasta las joyas de la abuela. Y a los destinatarios no les llegó nada”.

“El 2 de abril trabajaba en la Dirección de Alumnos y Estudios de la UNS, que en esa época estaba en Colón 80, con vista a la calle. Abrimos las ventanas por un bullicio importante que se escuchaba y mucha algarabía. Y la calle Colón estaba repleta de gente con banderas blancas, festejando esta situación. No sabíamos de qué se trataba. Cuando empezó a correr la voz y nos dijeron, sentí una angustia muy grande pensando a qué nos enfrentábamos”, recuerda Silvanna Cinti. En ese entonces tenía 22.

“Transcurrió el tiempo y la preocupación era mayor porque yo tenía 22 años, y temía que empezaran a llamar gente de mi clase, mis compañeros y amigos”.

“Lo que más recuerdo de la Guerra de Malvinas es que tuvimos que enmascarar todos los autos, a las luces solamente le quedaba una tirita del medio que apenas alumbraba. Suponiendo que de esa manera los ingleses no iban a saber dónde estaban las ciudades. Ingenuamente hacíamos eso”, cuenta Hugo Pallotini. Él tenía 25 años. 

“Cada manzana tenía un delegado. Informaba y controlaba que todos tengas las luces apagadas a cierto horario. Daba las órdenes. El clima era el de “estamos ganando la guerra”. Era lo que nos vendían. Todos festejábamos, hacíamos colectas para mandar dinero, joyas y chocolates”, agregó. 

Y concluyó: “Éramos jóvenes que hacía poco habíamos dejado la Colimba. Teníamos todo el sentimiento de “ojalá nos llamen”, nos presentamos como voluntarios. Acá seguía todo normal. Los boliches seguían funcionando, los bailes, las actividades deportivas, todo normal, mientras los chicos estaban en la trinchera dando la vida”. 

“En 1982 iba a segundo grado. Aún recuerdo cómo junto a mis compañeros de escuela, mi mamá y otros padres, fuimos a la estación de tren a despedir a los soldados que iban a Malvinas. Debo confesar que me emociona recordar ese día”, recuerda Agustina Fitterer, quien tenía 6 años en ese momento.

“Llevábamos frazadas, golosinas, yerba para el mate, una carta…Aún recuerdo que con nuestros compañeros de curso escribimos una carta. Algunos tenían familiares, entonces esas cartas iban dirigidas a familiares. Otros poníamos un nombre ficticio para que llegara a ellos y se sintieran acompañados”, agrega.

Y remata: “Aún recuerdo esos trenes llenos de soldados, con los muchachos mirando por las ventanas saludando, realmente emotivo”.

“Practicábamos en el colegio. Ponían el toque de queda y nos hacían ir corriendo al subsuelo del Colegio Claret y meternos abajo de un montón de bancos y pupitres. Y si era muy repetitivo, en el aula. Se practicaba día por medio, o todos los días. Todas las ventanas estaban oscuras y se sentía la sirena. Éramos chiquitos, abajo de los pupitres”, cuenta Marcelo Cerquetelli, quien tenía 12 años.

“Los autos estaban con las luces apagadas, y había un “manzanero” que salía a recorrer la manzana todas las noches cuando estaba todo oscuro. No se podía tener nada prendido, porque se llamaba la atención”.

“Había que tapar todas las ventanas porque decían que iban a venir los ingleses y nos iban a voltear todo. Tapaba las ventanas con una cobija. Todo oscurito, tempranito nos acostábamos, porque teníamos miedo… Sufrí mucho”, dice Evelia Melo, que tenía 48 años. 

“En el jardín (yo tenía 3 años, estaba en sala de 3) nos hacían ir al baño con frazadas puestas sobre nosotros por si había un bombardeo. No saludábamos a la bandera. Además, el hecho de tener a mi papá en la guerra marcaba más”, cuenta Vanina Vallejos, que tenía apenas 3 años y a su viejo en Malvinas.

“Fui con mi mamá a la estación de trenes “Aguará” en Cerri. Pasaba en tren, en cámara lenta. Me acuerdo de ver a los soldados asomados a las ventanillas re contentos. Ellos sacaban las manos por las ventanillas y nosotros les alcanzábamos chocolates, rosarios, comida, cartas”, recuerda Marta Del Carmen Cognihni. Ella tenía 16 años.

“En el colegio, en el Instituto Sagrado Corazón, estaba en cuarto año. Hacíamos simulacros por si bombardeaban la ciudad. En un momento de la mañana tocaba una sirena y nos teníamos que poner debajo de los bancos y oscurecer todo. Eso me quedó muy marcado”.


“Mirábamos las noticias para ver cómo íbamos. La gente estaba contenta”, resume Ramón Ortiz, que tenía 16 años durante la guerra.

“Mi recuerdo del 82′ en la Guerra de Malvinas es que tapábamos todas las ventanas de noche para que no se vea de afuera. Decían que nos podían encontrar así, con las luces prendidas. Entonces tapábamos las ventanas de las casas y del lavadero (su lugar de trabajo)”, recuerda Roberto Gauna, quien tenía 27. 

Como yo había hecho la colimba en el año 76′, me habían dicho que tenía que mandar la dirección de donde estaba viviendo por si me necesitaban las Fuerzas. Me daba un poco de “chucho” porque ya me había casado en enero de ese año”, agrega.

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ahora

Cómo será el centro universitario anunciado para Monte Hermoso

El Municipio dio más detalles y compartió algunas imágenes. Funcionarios recorrieron el terreno donde se hará la obra.

Publicado

el

Fotos: Municipio Monte Hermoso

El Municipio de Monte Hermoso dio este viernes más detalles del proyecto de construcción de una sede para la Universidad Provincial del Sudoeste (UPSO) en esa ciudad.

Es que el gobernador Axel Kicillof estuvo el miércoles en Monte y anunció la construcción de ese centro educativo, que en una primera etapa contará con un presupuesto de $ 30 millones.

En principio el edificio tendrá una planta para albergar de manera simultánea a unos 60 estudiantes en dos aulas. También habrá sanitarios, sala de profesores, administración, cocina y espacios verdes.

Ya se prevé, informaron desde Monte, un segundo piso y un nivel inferior, “respetando la morfología del terreno para ampliar la capacidad”.

El edificio, ya con segundo piso

La UPSO funciona en Monte Hermoso desde el 2007 y año tras año propone distintas carreras de nivel terciario y universitario.

Para recibir esta inversión, el Municipio se adhirió al Programa Puentes, un plan para el desarrollo y la ampliación de la educación universitaria en la provincia de Buenos Aires, mediante la extensión de la cobertura territorial.

En las últimas horas, autoridades provinciales y universitarias recorrieron el terreno donde se construirá el edificio de la UPSO, ubicado en la avenida Sansot, entre calles El Pato y El Chimango.

Estuvieron el director Ejecutivo del Consejo Provincial de Coordinación Universitario y Científico, Juan Brardinelli junto a la rectora de la UPSO, Andrea Savoretti y el vicerrector de Relaciones Institucionales y Comunicación, Claudio Tesan.

También el secretario de Planeamiento para el Desarrollo Sustentable, el arquitecto Daniel Pedroni, junto al arquitecto Nicolás del Toro, integrante de dicha área.

Continuar leyendo

ahora

Agua en Bahía: en qué andan las obras que hace la Provincia

El subsecretario provincial de Recursos Hídricos, Guillermo Jelinsky, dio detalles de los trabajos.

Publicado

el

Guillermo Jelinsky, subsecretario provincial de Recursos Hídricos, habló esta mañana sobre las obras que el gobierno bonaerense está haciendo o planea hacer en Bahía Blanca para mejorar el servicio de agua potable.

Para empezar, se refirió a un acueducto de 250 milímetros que va a ayudar a los barrios altos de la ciudad. Se espera que termine pronto, con la ejecución de la obra en el cruce de Pilmaiquén con Remedios de Escalada.

“Es un acueducto muy grande que va a involucrar a los barrios que siempre tienen problemas, como Altos, Palos Verdes, Miramar, Patagonia Chico. Eso lo vamos a poder conectar pronto, la idea es llegar con presión y cantidad a los barrios que más cuesta llegar”, dijo el funcionario en Radio Urbana.

También contó que hace poco más de un mes vino a firmar el acta de inicio del acueducto que irá de la planta de ABSA en Patagonia a Bosque Alto y de ahí a Los Chañares.

“En la planta se hacen dos cisternas de 15 millones de litros cada una. Sale con una estación de bombeo y a través de un acueducto se llega, en la primera instancia, hasta Bosque Alto. Esta obra ya arrancó”, explicó en comunicación con el programa Ahí Vamos.

Jelinsky indicó que “después se hace una cisterna de 10 millones de litros en Bosque Alto y de ahí sale otro acueducto hasta Los Chañares, para llegar con mucha presión y cantidad a todas las zonas que no tienen capacidad de tener agua”.

El funcionario provincial agregó que están trabajando en el recambio de cañerías en 250 cuadras. “De 10 lotes hay 7 en ejecución, algunos todavía no empezaron porque no se consigue material, el problema es la provisión de los caños”, dijo.

También se refirió a la nueva planta de agua potable que construyen al lado de la planta Patagonia. Esa obra, comentó Jelinsky, está en un 50 % y esta semana llegaron más módulos desde Avellaneda, Santa Fe y del Parque Industrial de nuestra ciudad.

Y anunció que el 8 de febrero (o sea, el miércoles que viene) “estamos licitando dos obras fundamentales”.

Una es el acueducto de 315 milímetros que va a Coronel Rosales, para llevar agua a Punta Alta.

Y la otra es “una de las obras principales de Bahía”, que es “la rehabilitación del acueducto que va por debajo de la calle Brandsen, que tiene casi un metro de diámetro y está cerrado hace años por la cantidad de pérdidas. Tiene tres kilómetros y sale de Independencia”, detalló.

Esta obra, aseguró el funcionario, “resuelve el transporte de agua dentro de la ciudad y también para White y Cerri”.

Continuar leyendo

Actualidad

Más de 39.000 espectadores pasaron por el Teatro Municipal en el 2022

Así lo informó el Instituto Cultural, que difundió algunos números del año pasado.

Publicado

el

Foto: Bahía en 360

El Instituto Cultural de Bahía Blanca hizo un balance de lo que fue el año 2022 en el Teatro Municipal y lo difundió a través de redes sociales.

De marzo a diciembre del año hubo un total de 207 funciones y actividades especiales, que contaron con la participación de 39.104 espectadores, indicaron.

Y destacaron que, de ese total, 44 actividades fueron con entrada libre y gratuita.

Tanto en la sala principal como en la Payró hubo 7 comedias musicales, 33 obras de danza, 14 infantiles, 18 shows interdisciplinarios, 91 de música, 9 capacitaciones y 35 espectáculos de teatro.

Visitas guiadas

También informaron que el programa educativo de visitas guiadas gratuitas por el teatro contó con una participación de 3.691 estudiantes de todos los niveles educativos.

Y lunes, agregaron, se continuó con las visitas destinadas a público general, a las que asistieron 993 personas entre bahienses y turistas.

De esta manera 4.684 personas pudieron recorrer los diferentes espacios del teatro, conocer su historia y el trabajo del personal.

Programa de radio y más

Destacaron también que empezó Teatro a la Carta, un programa radial semanal para difundir la agenda de propuestas y dar a conocer el trabajo de los artistas locales que se presentan en el teatro.

“De esta manera, durante más de 20 programas en AM 1240 Radio Universidad se realizaron distintass entrevista producidas con recursos propios”, dijeron.

Por último, señalaron que gracias a un nuevo equipamiento de sonido y la infraestructura del teatro, cinco bandas y artistas pudieron grabar sus trabajos en vivo.

También que el Municipio siguió con inversiones y trabajos para mantener, mejorar y poner en valor sus espacios interiores y exteriores.

“Entre las obras más importantes, se destacan la reinauguración de la Sala Payró y restauración del capitel y la implementación del nuevo sistema de iluminación”, cerraron.

Continuar leyendo

HISTORIAS A LA CARTA

ahorahace 5 días

Los “buzones” que nos dieron y nos dan electricidad

Aún se pueden ver en algunas esquinas de Bahía estas estructuras que muchos confunden con viejos buzones. Pero se trata...

ahorahace 2 semanas

Relojes públicos en Bahía, un servicio a la comunidad

Hace muchos años, cuando tener uno era un lujo, las instituciones daban la hora desde sus alturas.

ahorahace 3 semanas

De Dion Bouton, el primer auto que hubo en Bahía

Apareció por las calles de nuestra ciudad en 1901. Lo trajo un reconocido médico. Conocé su historia.

ahorahace 4 semanas

La historia de la solitaria chimenea de Montevideo y Brown

Una recorrida en fotos de la ex Cervecería Quilmes y lo que quedó de ella.

ahorahace 1 mes

Así fueron los festejos en Bahía de los tres mundiales que ganó Argentina

Las copas del mundo del 78, 1986 y 2022 tuvieron su celebración, y cada una tuvo sus particularidades.

Actualidadhace 2 meses

Boliches, porque la joda también hace a la historia de la ciudad

Un recorrido en imágenes por las discotecas más emblemáticas y que ya no están.

ahorahace 2 meses

Cuál es el origen del día de la Virgen y del armado del arbolito de Navidad

¿Creés que ambas cosas están relacionadas? Entrá y enterate.

Actualidadhace 2 meses

El palacio de Soler y Alsina, que no se usa pero que sigue brillando

Fue construido a principios del siglo pasado. Tuvo distintos usos y hoy la planta alta está cerrada.

ahorahace 2 meses

La leyenda de las gárgolas malditas de la Catedral y el traslado al Hotel Muñiz

Llegaron de Italia y sólo generaron problemas. Siguen en Bahía, pero hay una a la que nadie se le acerca.

Actualidadhace 2 meses

La historia de la esquina de Brown y Fitz Roy y el destino de la cúpula

Una impactante construcción que por su deterioro no fue considerada patrimonio y terminó demolida para darle paso al Big Mac.

Tendencia